subastas judiciales

Todo sobre las subastas judiciales

Generalmente una subasta se hace posible tras establecer una serie de reglas, que tienen la función de disponer cómo deben interactuar los compradores entre sí para poder adquirir el producto subastado. Cuando se habla de subastas judiciales se hace referencia a la implicación de jueces, juzgados y acreedores.

Razón por la cual estos procedimientos aunque son públicos se realizan de una forma diferente a las subastas comunes. Debido a esto, antes de pujar es necesario tener conocimientos básicos sobre este tipo de subastas.

¿De qué se trata una subasta judicial?

Se trata de una venta judicial que se realiza de forma forzada para poder cancelar una deuda. Esto se aplica cuando alguien no quiere o no puede pagar voluntariamente a su acreedor y es el juez quien le obliga a vender el bien para poder retribuir la deuda a los acreedores.

En la resolución se establece tanto el precio de venta así como al comprador. Además, es en la última etapa de este tipo de procedimientos judiciales, que se denomina procedimiento de apremio, donde se licita públicamente el bien a subastar, su valor y se individualiza a la persona que asume la compra.

¿Qué tipo de bienes salen a subasta judicial?

En el procedimiento judicial se solicita al juez toda la información fiscal del ejecutado, la cual pueden disponer las partes implicadas en el proceso. Por otra parte, esta información depende de los datos que la Agencia Tributaria tiene del deudor.

Es decir, esta institución proporciona la identificación del lugar donde trabaja, cuentas bancarias que posee y sueldo anual. También incluye vehículos e inmuebles a su nombre así como los datos del catastro sobre la titularidad de propiedades, entre otros bienes de diversas índoles.

¿Cómo funciona una compra en subasta judicial?

Antes del año 2015 las subastas judiciales se llevaban a cabo en la sala de subastas que poseen los juzgados. Adicional a ello, eran presenciales y las pujas se ejecutaban a mano alzada. Pero, desde octubre de la fecha mencionada, las subastas de este tipo y las notariales se realizan de forma telemática a través del Portal de Subastas del B.O. E.

La Ley 19/2015 de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil, también establece que las subastas judiciales deben ser públicas, por tanto cualquier ciudadano puede tener su acceso. Además, las pujas pueden tener una duración de 20 días hábiles a partir de la fecha de apertura de la subasta en el B.O.E.

¿Cuál es la información de un bien que aparece en la subasta?

Al ingresar al portal de B.O.E aparece el bien a subastar, los datos del inmueble si aplica el caso y cuál es la situación posesoria. También incluyen información sobre la entidad que hace la gestoría, los tramos de pujas, el mínimo a pujar, la ubicación así como las cargas.

Una vez nos damos de alta en el portal oficial de subastas, el siguiente paso es realizar un depósito del 5% del valor total para poder participar en la puja. Esto, en el caso de que el bien sea de nuestro interés.

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *